Acerca de mí

Mi foto
Diputada al Parlamento Latinoamericano. Abogado, experto en Dcho Penal, Criminología y DDHH. Vicepresidente Nacional Un Nuevo Tiempo. Miembro de la Mesa de Unidad.

jueves, febrero 07, 2008

Articulo publicado en el Diario El Universal el 07/02/2008. Delsa Solorzano// Decimos ¡No!

Delsa Solórzano // Decimos ¡NO!

Nos negamos rotundamente a ser territorio amigo de las FARC ¡No más FARC!
No más FARC! Este fue el corto y poderoso lema con el que millones de ciudadanos en todo el mundo salimos a protestar en contra de una organización cuyo único proyecto político en los últimos años ha sido el secuestro, la extorsión y el asesinato.

Los venezolanos teníamos especial responsabilidad en la manifestación convocada por un grupo de jóvenes a través del portal de Internet Facebook. Esto debido al hecho cierto que el presidente Chávez ha insistido en que las FARC no son terroristas y que debe otorgárseles carácter de beligerante. Esto implicaría que a las FARC se les daría estatus de sujeto de derecho internacional y se les reconocería como una parte igual al Estado colombiano. Si ambos, Estado colombiano y FARC, son iguales jurídicamente, entonces las actuaciones de este cuerpo terrorista estarían revestidas de legalidad y se entendería que lo que ocurre en Colombia es una guerra civil entre dos iguales. Así, los secuestrados por las FARC no serían tales, sino prisioneros de guerra.

Tal planteamiento raya en el absurdo y equivaldría, aunque suene bufo, a algo así como reconocerle al hampa común en Venezuela estado de legalidad o beligerancia, en virtud que el Estado no ha sido capaz de controlar la delincuencia.

Desde Miraflores se ha tenido vital intervención en la entrega unilateral de algunos de los ciudadanos que se encontraban secuestrados por la FARC. Vimos la entrega de Clara Rojas y Consuelo González, y ahora ha sido anunciada la entrega de tres rehenes enfermos como "un nuevo gesto unilateral de las FARC en reconocimiento al presidente venezolano, Hugo Chávez". Esto en vísperas de la realización de las protestas mundiales contra esta fuerza guerrillera.

Más allá de celebrar y compartir la incontenible alegría de los familiares de los secuestrados al conocer la noticia de la liberación de estos tres rehenes, quienes también serían entregados en territorio venezolano con la mediación de la senadora colombiana Piedad Córdoba y del presidente Chávez, no puedo evitar sentir vergüenza de en lo que se está pretendiendo convertir a nuestra patria. Y es que el señor Chávez luce ahora como el cancerbero de las FARC. ¿Acaso es el teniente coronel quien dice y decide quién debe ser liberado y quién no? ¿Es él quien "guarda las llaves" del reino de las FARC? Estas preguntas quizás no tengan respuesta en lo inmediato, pero de seguro en un futuro no muy lejano las tendrán.

Apena ver cómo pretende utilizarse el dolor ajeno para insistir en la necesidad de reconocer legalidad a un cuerpo terrorista. Los venezolanos nos negamos rotundamente a ser territorio amigo de las FARC. Gritamos al mundo ¡NO MAS FARC!

Dirigente de Un Nuevo Tiempo
delsa_solorzano@yahoo.com

http://www.eluniversal.com/2008/02/07/opi_37047_art_decimos-no!_698533.shtml