Acerca de mí

Mi foto
Diputada al Parlamento Latinoamericano. Abogado, experto en Dcho Penal, Criminología y DDHH. Vicepresidente Nacional Un Nuevo Tiempo. Miembro de la Mesa de Unidad.

sábado, septiembre 10, 2005

Artículo publicado en el Diario El Universal, el sábado 10 de septiembre de 2005. LOS PARLAMENTARIOS// DELSA SOLORZANO

Delsa Solórzano // Los parlamentarios
FERMIN TORO, Andrés Eloy Blanco, Gustavo Machado, Arturo Uslar Pietri, Raúl Leoni, Arístides Calvani, Luis Beltrán Prieto Figueroa. Siete venezolanos que enaltecieron al Parlamento venezolano.
Muchos venezolanos de ley han ocupado curules en el Capitolio. Nuestra historia parlamentaria está repleta de progreso, de pensamiento profundo, aunque en los últimos años, con contadísimas, honrosas y corajudas excepciones, la incapacidad, la hipocresía, el negociado y la ignorancia hayan sumido al Palacio Legislativo en el oscurantismo.
Si comparamos esos siete nombres con cualquiera de los oficialistas que hoy ocupan una curul en la Asamblea Nacional, o peor aún, con aquellos que nos van a acompañar en el próximo período parlamentario, concluiremos que "algo huele mal en Dinamarca", algo está podrido en nuestro adolorido país.
Un pobre Parlamento mancha la memoria de aquellos venezolanos y ofende a los millones que anhelamos contar con asambleístas que realmente representen y defiendan los intereses de la nación, y no sean cómplices de un oprobioso régimen que pretende instaurar en Venezuela una autocracia militarista, ya bastante avanzada por cierto.
El régimen se empeña en un "socialismo del siglo XXI", que sólo se traduce en hambre, miseria, desempleo, corrupción, abandono, inseguridad y pare usted de contar. Pero esto no es suficiente. El rapto institucional no se detiene. Ahora va a por el Capitolio, para imponernos parlamentarios poco calificados, pero que exhiban el requisito básico para hacerse de los favores del régimen, cual no es otro que ser un títere del autócrata, un don nadie capaz de cualquier cosa, óigase bien, cualquier cosa, con tal de mantener a Chávez en el coroto hasta que él lo desee, generándose un círculo vicioso pues termina siendo Chávez el único que a su vez puede hacer que sus títeres se mantengan.
Esto no es nuevo. En 1847, Páez apoyó la llegada a la Presidencia de José Tadeo Monagas. Ya en el poder, Monagas quiso apoderarse del partido liberal para acabar con el peso político de Páez y el Congreso. Los enfrentamientos entre Páez y Monagas causaron una disputa severa entre Monagas y el Congreso. Los conservadores comenzaron a atacar a Monagas, y los liberales monaguistas tomaron represalias. Esto enardeció las cosas. El Congreso decidió entonces destituir a Monagas, imputándole violaciones a la Constitución. Enjuiciar al Presidente era una muestra de la autonomía parlamentaria. El 24 de enero de 1848, siendo inminente la destitución de Monagas, turbas liberales atacaron el Congreso asesinando a varios guardias. Monagas negó su participación, pero se sabía que las turbas contaban con su apoyo. El asalto produjo la disolución del Congreso. Monagas convocó entonces al Parlamento con los delegados que le apoyaban. Los parlamentarios conservadores se negaron rotundamente a semejante adefesio. Fermín Toro, el brillante intelectual conservador, dijo: "Díganle al general Monagas que podrá pasar por encima de mi cadáver pero que Fermín Toro no se prostituye".
El panorama actual es lóbrego. La patria llora. Hay que luchar democráticamente para sentar en el Parlamento a ciudadanos que verdaderamente nos respeten y representen, que defiendan los intereses de Venezuela y honren a aquellos parlamentarios a los que tanto añoramos.
Miembro de Primero Justicia
http://www.eluniversal.com/2005/09/10/opi_art_10491E.shtml