Acerca de mí

Mi foto
Diputada al Parlamento Latinoamericano. Abogado, experto en Dcho Penal, Criminología y DDHH. Vicepresidente Nacional Un Nuevo Tiempo. Miembro de la Mesa de Unidad.

jueves, diciembre 07, 2006

Articulo publicado en el diario El Universal, jueves 7 de diciembre de 2006/ Delsa Solorzano// ¿Y los 10 millones?

Delsa Solórzano // ¿Y los 10 millones?



Seremos la voz de ese 80% que vive en pobreza, y que hoy se crucifican y se cortan las venas


El 3 de diciembre el país pudo elegir entre dos caminos: el camino de una nueva democracia social, de la paz, la reconciliación, la justa distribución de la renta petrolera través de Mi Negra, o el camino del continuismo, la corrupción y el socialismo autóctono indoamericano.

El candidato a la reelección nos había ofrecido meternos 10 millones de votos por el "buche", cual si fuéramos gallinas. La realidad es otra. En números redondos, 7 millones de los casi 16 que conforman el REP decidieron por la opción que representa Chávez.. Larga es la brecha entre 7 y 10.

Nueve millones NO votaron por Chávez, 9 millones o votaron por Manuel Rosales o se abstuvieron. Esos 9 millones deben ser tomados en cuenta pues no están pintados en la pared.

El Gobierno trajeado de cordero habla de reconciliación, de gobernabilidad, de una Venezuela unida. Ver para creer. Una prueba sería otorgarle libertad inmediata a los presos políticos; otra prueba sería el cese a la persecución política a periodistas y otros ciudadanos y de la amenazadera de clausura de los canales de televisión.

Hay aprendizaje. Con esta campaña crecí como ser humano, no sólo por lo dura y desigual y por el ventajismo del otro candidato, sino por haber constatado cuán empañada está la sociedad por la nube de la pobreza. A nuestros pobres los mata el hampa o mueren de hambre, carecen de atención médico- asistencial, la educación es cada vez peor y no llega a todos. La inequidad en nuestro país se ha acentuado y es obvio el enriquecimiento de algunos afectos al oficialismo. Pero ello no motivó a 4 millones de electores a salir a votar.

Los que sí votamos, los que sí luchamos, como demócratas estamos obligados a reconocer el triunfo del candidato a la reelección, pero también tenemos el deber de seguir luchando para reconstruir a Venezuela. Seremos la voz de ese 80% de venezolanos que vive en pobreza, de esos que hoy se crucifican y se cortan las venas en las afueras de los organismos públicos para ser atendidos en sus necesidades.

Al Gobierno le corresponde escuchar, atender y respetar a esos 9 millones de venezolanos que no votamos por el continuismo.

Es menester hacer reconocimiento a Manuel Rosales, el hombre que en sólo 3 meses unió a los venezolanos, recorrió el país, escuchó a su gente, nos dijo que sí es posible vivir en paz, construir una mejor Venezuela y gobernar para 26 millones a través de una democracia con justicia social. Ese hombre que junto a su esposa Evelyn y sus 10 hijos nos dijo que sí es posible rescatar a la familia como la célula fundamental de la sociedad. Seguimos en la lucha.

Miembro del Comando de Campaña de Manuel Rosales

http://www.eluniversal.com/2006/12/07/opi_37047_art_98969.shtml