Acerca de mí

Mi foto
Diputada al Parlamento Latinoamericano. Abogado, experto en Dcho Penal, Criminología y DDHH. Vicepresidente Nacional Un Nuevo Tiempo. Miembro de la Mesa de Unidad.

viernes, diciembre 15, 2006

Soledad Morillo Belloso // Aunque tenga melena, Articulo publicado en el Diario EL Universal el viernes 15 de diciembre de 2006

Soledad Morillo Belloso // Aunque tenga melena


Manuel, millones votamos por ti. Cuenta con nosotros para seguir en la lucha


En esta campaña apelé a esa capacidad tan femenina, la de hacer varias cosas a la vez. Me integré a varios equipos, dos en particular: el Comando de El Hatillo (donde soy concejal) y el Comando de Profesionales y Técnicos con Rosales, bajo la dirección de Delsa Solórzano. Es decir, conjugué el espacio parroquiano, donde conozco y me conocen, y el ámbito nacional, diverso, complejo, de cientos de profesionales y técnicos. Diario me comuniqué con los hatillanos y con profesionales y técnicos, con quienes se estructuró una poderosa red.

En El Hatillo, los números cantan. Rosales obtuvo el 79,55% de los votos. Pero hay otra manera más importante de mirar el éxito. Los factores políticos de oposición hicimos equipo. Como equipo debemos quedar para seguir luchando. Las diferencias personales o partidarias que hayan surgido deben ser canceladas por lo que los hatillanos nos pusieron sobre la mesa: unidos somos fuertes, divididos seremos débiles. Y agrego, me produce enorme placer que aquí, donde la oposición es mayoría, se respeta al chavismo. No se le aplasta ni se le veja. Me honran los lazos que me unen con mi colega el concejal Iván Machado, del MVR, con quien trabajar es un ejercicio de altura política. Aunque en diferentes aceras, estamos en el mismo patio.

Delsa recorría el país. En la cartera tenía unas tarjeticas con mi teléfono, que repartía como caramelos. Y decía: "llámala, ella te va a ayudar". Diario hablaba con profesionales de todos los oficios. Muchos me llamaban en procura de asesoría profesional. Otras veces era para contarme sus esfuerzos, los obstáculos que enfrentaban, el aprendizaje de sus vivencias. Son el país al que no se escucha. Venezolanos desalentados por el peso de la burocracia inservible, por el interminable mar de trámites, por la intolerable discrecionalidad de los funcionarios. Profesionales muy capacitados a quienes se les da con la puerta en las narices, o se les exige pagar el indigno peaje de la sumisión al proceso. No hallan los espacios para desarrollar sus aptitudes y destrezas. No se quieren ir de aquí. Quieren trabajar por Venezuela.

Manuel, millones votamos por ti, millones contamos contigo. Cuenta con nosotros para seguir en la lucha. La unión en el rebaño obliga al león a acostarse con hambre, aunque tenga mucha melena.


Miembro de Primero Justicia

http://www.eluniversal.com/2006/12/15/opi_art_107213.shtml